main

Opinión

La competencia desleal y el Dumping: un mal innecesario

31 octubre, 2017 — by Jorge Fernandez0

dumping-portada-960x667.jpg

Quizás, el peor de los males en el rubro creativo es la competencia desleal, que es el reflejo de la falta de ética profesional y de los malos tiempos económicos que vivimos. Además, no solo es perjudicial para el negocio de los colegas sino también para el propio. Hoy hablaré del dumping de precios.

La competencia desleal existe gracias a que no hay leyes o normas que la prohíban, ya sabemos que hecha la ley, hecha la trampa. Los tiempos que vivimos hacen que se genere un rebaja en los precios de todas las cosas que se venden y, en nuestro caso, donde lo que ofrecemos son intangibles, no existen los precios fijos, sino estimados.

Pero espera, ¿qué es el Dumping de precios?

“En economía, el dumping se refiere a la práctica de vender por debajo del precio normal o a precios inferiores al costo con el fin de eliminar a la competencia y adueñarse del mercado”. (Fuente: Wikipedia)

Cuando estaba en el instituto, unas de las cosas que nos enseñaron es que como mínimo, un logo debería cobrarse al menos 200 dólares, estamos hablando de un logo, sin diseño de papelería, sin manual de identidad, solo el logo entregado en formatos finales (.jpg, .png), mas nunca en formato editable.

Y me sorprende sobremanera ver que hay “profesionales” que ofrecen logos a 160 soles —o incluso menos— y que traducido a moneda internacional es más o menos 45 dólares. Muy por debajo de lo que nuestros maestros de profesión nos recomendaron vender nuestro trabajo.

dumping1
dumping2
dumping3
dumping4

De clic en la imagen para ver en mejor calidad.

Se me viene a la mente una duda sobre esto y, es que: ¿acaso, aquella persona que ofrece sus servicios por precios que rozan lo miserable, realmente se apodera del mercado?

Sin duda que elimina a la competencia —y también la arruina—, pero dudo mucho que se adueñe del mercado, pues lo que ofrecen no es un producto de consumo masivo y, tampoco creo que los trabajos entregados sean de excelente calidad y concepto, no porque quienes lo realicen no tengan talento o capacidad sino porque el precio no justifica un desarrollo integral como debería ser.

Lo que ganaría son malos clientes y posicionarse entre ellos, logrando trabajos a precios bajos por toda la eternidad, escapar de ese tipo de clientes no es tan fácil.

Claro está que esos clientes barateros no son parte del target de los que desarrollamos proyectos integrales pero lamentablemente, son los que más abundan y, tener precios tan bajos genera una imagen distorsionada de nuestro trabajo como creativos y eso es dañino, pues les enseña a los clientes que nuestro trabajo realmente no merece un buen pago, es sentenciar a los colegas a un maltrato económico y comparaciones odiosas con profesionales poco éticos en sus precios.

Estimado colega, sí, tú, que practicas la competencia desleal, te haré unas cuantas preguntas, puedes responderlas en silencio:

  • ¿Cuántos trabajos desarrollas al mes con tus promociones donde los precios son excesivamente bajos?
  • ¿Ya te has apoderado del mercado?
  • ¿Brindas soluciones eficaces para las necesidades de tus clientes?
  • ¿Tus clientes quedan satisfechos con tus servicios?
  • Además de precios bajos ¿cuál es el valor agregado de tus servicios?

Entonces el creativo honesto, el que ofrece calidad se pregunta: ¿Cómo competir con gente cuyos precios son tan bajos? Pues buscando clientes que valoren el nuestro, por lo que ofrecemos: creatividad, concepto, exclusividad, experiencia, propuestas de valor. Una tarea difícil de por sí, encontrar a ese buen cliente no es una labor que se logre de la noche a la mañana, pero a eso aspiramos.

 

Marketing / PublicidadOpinión

El valor del trabajo creativo y la analogía del traje

27 octubre, 2017 — by Jorge Fernandez0

valordetrabajocreativo-960x641.jpg

Muchos potenciales clientes me han dicho en muchas ocasiones: ¡Uy, no! muy caro, por qué tanto si tú lo haces rápido ¿no?. Y es que el trabajo creativo no se cobra por horas, sino por valor y conocimiento.

¿Es realmente caro el trabajo creativo? Vamos por el principio, mis servicios, como el de muchos profesionales excelentes, es la creatividad aplicada a diversas ramas del sector publicitario, pero ¿qué es la creatividad? Bueno, la definición de la creatividad es la capacidad de resolver problemas, generando nuevas ideas y conceptos. Bien, entonces todos somos creativos, me podrás decir tú y, yo te diré que sí, que eso es correcto: todos resolvemos problemas día a día.

Pero parte de nuestro trabajo no es solo dar soluciones, nuestro trabajo consiste en que todas las soluciones que desarrollemos den y aumenten el valor de lo que nuestros clientes ofrecen a los suyos.

La analogía del traje

Juan Carlos es abogado y un músico aficionado que está empezando a tomar prestigio entre los clientes de un reconocido bufete de la ciudad, por lo que ya no puede seguir comprándose trajes hechos en masa en los centros comerciales. Así que contacta con un sastre que le recomendaron y, cuando se conocen, Juan Carlos ve que el sastre tiene una cantidad de trajes de diferentes modelos, colores y telas finas. El sastre escucha atentamente sobre las inquietudes de Juan Carlos, cómo le gustaría verse en con el traje, lo que le gustaría proyectar a los clientes y, a su vez, no perder su identidad, que tenga algo que diga este soy yo, aún con traje. Un vez acordado el precio, que es mucho más caro que los trajes que se venden en las tiendas departamentales, el sastre inicia el proyecto.

El sastre entonces presentará un diseño en papel que refleje lo que Juan Carlos le ha pedido. En primera instancia deberá esperar la aprobación de Juan Carlos para poder hacer la prenda en las medidas de Juan Carlos. El resultado es un traje de diseño único, por lo que Juan Carlos le pide al sastre más trajes del mismo modelo pero en diferentes colores, al llegar a su oficina todos sus compañeros admiran su traje y su buen gusto.

Lo mismo pasa con el trabajo creativo en publicidad y marketing, todo lo que se desarrolla es algo único y a medida. No se puede cobrar como si se tratara de un producto hecho en masa, el cual tampoco es que sea caro, pues es justo en relación a lo que el cliente ganará con su inversión.

Es importante que los clientes entiendan esto y sobre todo, que los profesionales en la rama no se dejen menospreciar, el trabajo creativo tiene un valor más alto que otros trabajos no porque se nos antoje, sino porque hay que usar nuestros todos conocimientos para brindar soluciones eficaces a las necesidades y presupuesto específico del cliente que le den y sumen valor.

Foto de portada: rawpixel.com en Unsplash

Opinión

Buscando al cliente ideal

22 octubre, 2017 — by Jorge Fernandez0

saulo-mohana-78181-960x638.jpg

Una de las cosas más importantes que debemos hacer los creativos freelance es definir quién o cómo es nuestro cliente ideal. Claro está que lo ideal es utópico y a veces poco alcanzable. Pero sirve para evitar a los clientes que no aportan nada bueno y buscar buenos y mejores prospectos. Puede sonar suena mal pero siempre hay que tener filtros que nos permitan trabajar de forma óptima. Así que voy a empezar por tratar diversos aspectos, desde el trato personal y profesional hasta el rubro y factor económico.

foto portada de Saulo Mohana en Unsplash

Pero si te preguntas si yo lo tengo bien definido, la verdad es que siempre lo he tenido en mente pero nunca lo he plasmado en papel o pantalla, lo cierto es que la necesidad a veces hace que uno olvide los ideales por los billetes y eso me ha llevado a tener malas experiencias, de las que claro he aprendido un montón y, creo que hasta cierto punto han sido necesarias. Pero nunca es tarde para hacerlo y corregir malas prácticas.

¿Por qué razones me contrataría mi cliente ideal?

Mi cliente ideal me contrataría luego de haber decidido que soy la mejor elección por mi experiencia, portafolio, metodología de trabajo y las propuestas de valor que sugiero a las necesidades de su empresa.
Normalmente en las reuniones previas al desarrollo de proyectos —que es un tiempo donde  tanto el cliente como yo nos conocemos— me preguntan por mi experiencia y, yo les hablo de los proyectos que he realizado a lo largo de mi carrera. Les muestro mi portafolio, les explico la forma en que vamos trabajar, los procesos a ejecutar a lo largo del desarrollo del proyecto y le doy algunas ideas que podría implementar cuando decida trabajar conmigo.

¿Cómo sería el trato personal y profesional que tendría mi cliente ideal conmigo?

Mi cliente ideal me respeta como profesional, esto es muy importante puesto que muchos clientes al contratarnos, en un acto de superioridad, se creen nuestros jefes y dueños, o peor aún, desmerecen nuestras opiniones. Sí, me ha pasado.
Es importante establecer que en esta relación cliente – creativo freelance, ambos tienen la misma jerarquía, es una transacción de bienes entre dos partes y, ninguna de las partes está —o toma actitudes— por encima del otro.
Yo acudo a mi ciente cuando necesito disipar alguna duda de su empresa y, tomo de sus conocimientos lo necesario para optimizar mi trabajo; por su lado, él acepta mis sugerencias porque sabe que soy un especialista en mi rubro y ahora soy parte de su equipo y quiero lo mejor para su negocio, porque eso también es lo mejor para el mío. Que un cliente logre sus objetivos a nivel empresarial gracias a mi intervención es lo mejor del portafolio.

En el factor económico

Mi cliente ideal no se aprovecha de mi necesidad económica. Por el contrario, sabe que mis precios no son bajos, producto de la competencia desleal, ni altos, como si fuera el único creativo en el mercado; sino justos para mí y adecuados a sus necesidades.
Todo proyecto se cotiza según los requerimientos que el cliente plantea, no se cobra igual por el diseño de la identidad corporativa que por una campaña de lanzamiento digital junto a todo el branding que eso conlleva. Asimismo, mi cliente ideal sabe que todo proyecto se inicia con el 50% de adelanto y no espera semanas para depositarme por el trabajo entregado, pues es consciente que, al igual que él, yo vivo de mi trabajo.

Sobre el brief, contrato, cronograma e información

Mi cliente ideal respeta y no cambia lo plasmado en el brief. Entiende que el contenido vertido en el brief es su requerimiento formal para iniciar el proyecto y, siempre busca la manera de hacerme entender sus especificaciones haciéndome preguntas hasta por demás. Cambiar el brief, cuando ya ha pasado una semana o más de trabajo, significa un reajuste de presupuesto, que siempre aumentará, ya que es tiempo trabajado y, el tiempo es dinero.
Yo, como su nuevo asesor —porque ser freelance nos lleva a hacer ese tipo de trabajo— me aseguro y me intereso por entender a cabalidad todo lo que él desea, pues su proyecto es importante y debe quedar lo más óptimo posible.
Mi cliente ideal entiende que los cronogramas de trabajo se deben respetar para poder tener una buena relación de trabajo y que el proyecto avance según lo establecido. Mi cliente ideal responde los mails en plazos de tiempo cortos y envía la información ordenada y clasificada cuando se lo solicite, su demora me afecta económica y profesionalmente, su demora le afecta a él más que a mí. Mi cliente ideal, puede querer o no un contrato firmado, pero siempre respeta lo pactado pues tiene honor.

¿Qué tipo de empresa tiene mi cliente ideal?

Mi cliente ideal no tiene que ser necesariamente dueño de una gran empresa o marca internacional — que claro, como a cualquiera, me gustaría tener un par de clientes así— sino uno que siendo una micro o pequeña empresa, tiene la visión de serlo y confía en mí creatividad publicitaria para lograrlo.
Esto a su vez, me permitiría una mayor libertad de establecer los parámetros para crear y ejecutar estrategias propias, porque estaría desarrollando todo casi desde cero en la mayoría de casos, por lo que el branding, la web, las redes sociales, las fotos y hasta las campañas tendrían mi sello. Y como creativo publicitario, dedicado a la comunicación visual, es como tener un diamante en bruto al cual pulir a gusto propio para lograr los objetivos del cliente.

Sobre las ideas necias

Mi cliente ideal no se enterca en ideas necias y contraproducentes a nivel ejecución, diseño y contenido. Es importante que el cliente sienta que sus sugerencias son escuchadas y atendidas y, es más importante que el cliente sepa — porque es nuestra tarea explicarles— que ciertas ideas que él plantea pueden no sumar y por el contrario desvirtuar o confundir el mensaje que se quiere dar en el desarrollo de su proyecto. Ese es un punto complicado realmente, pues muchos clientes, en su afán de sentir que son parte activa en el desarrollo de las ideas del proyecto, intentan manipularnos con el pago. Sí, también me ha pasado.

Sobre el rubro

Mi cliente ideal es dueño de una empresa, una ONG, una institución privada, es un profesional independiente, un artista, vende pan con tamal, tiene un puesto en el mercado, teje sombreros, desarrolla proyectos de inversión o extrae minerales de minas, es jardinero o paisajista, dicta clases de matemáticas o tiene su empresa de movilidad escolar, en fin.
He trabajado con clientes de diferentes rubros y, de todos he aprendido un poco; eso es lo bonito de nuestra profesión, nos permite conocer mucha gente y horizontes diversos, expandiendo nuestro bagaje cultural, social y profesional.

Y para ti, ¿cómo es tu cliente ideal?

BrandingCrítica y Opinión

Sobre el rebranding de Casa Andina

10 octubre, 2017 — by Jorge Fernandez0

Casa Andina es una cadena de hoteles peruana que se ha extendido a 17 destinos de nuestro país y, que recientemente ha renovado su identidad. De eso hablaré hoy.

Está de moda reinventarse y, en esta ocasión se trata de un acertado cambio de imagen. a diferencia del antiguo isologotipo, que representaba a una construcción muy típica de la sierra, que es donde inició esta empresa, ahora tiene una imponente ventana trapezoidal, típica de la arquitectura inca. Pero creo que es mucho más que eso.

Usar una forma típica de la cultura de nuestros ancestros es desde ya una buena decisión, pues permite sentir identificación con la marca, sintetiza todo lo peruano en una sola forma simple y que la marca sabe aprovechar, usándola como un marco —ventana— para mostrar todas las riquezas turísticas que tiene nuestro país. A su vez, parece un edificio grande, (hotel) de muchos pisos, visto desde abajo, en una perspectiva con vista de rana, o si es más fácil de entender, como en contrapicado; que le da una imagen de madurez, de crecimiento, de fortaleza.

La tipografía sin serifas va acorde con el isotipo, limpia, fresca y fuerte. El color negro es sin duda una elección sabia, da profundidad y sobriedad al diseño que de por sí ya es bastante atrevido. Así mismo, considero que el isotipo está pensado para ser fácilmente recordado, de tal suerte que pronto veremos solo el isotipo, sin logo que lo acompañe, lo cual es tendencia y está bien.

MicrorelatosRelatos

Un mal te quiero

18 julio, 2017 — by Jorge Fernandez0

Y tuve que arruinarlo, como adolescente ansioso y virgen, le dije te quiero justo antes de subirse al bus. Y no uno que haya planificado o improvisado como detalle final. No, fue uno de esos que se salen como desbordados, sin freno y sin proponérselo.

No pudo falsear el asombro en su rostro y yo no sabía si lograba disimular la vergüenza en ese momento. El bus había ya había parado a nuestro llamado y solo atiné a decirle anda, ya sube.

Supe al instante que no volvería a saber de ella, pues a pesar del tiempo, solo teníamos algunos besos anotados en la pequeña libreta que éramos juntos.

Se despidió con un mensaje y me deseó buena suerte y, creo que me la dio, porque cierto es que al cerrarse una puerta, otras se abren presurosas a mi paso.

Crítica y Opinión

28 de Julio: Nada que celebrar

28 julio, 2016 — by Jorge Fernandez2

28dejulio-bandera-jorgefernandez-960x540.jpg

El día de la independencia de nuestro país es una fecha importante que trae a la memoria sucesos históricos de guerra, héroes y proclamas de libertad en pro de un pueblo esclavizado.
Con los años, el significado de estas fechas parece haber cambiado, incluso el patriotismo no es lo que debiera ser. En esta fecha parece que lo más esperado es el mensaje del Presidente de la Nación, con un discurso optimista y lleno de promesas falsas, y la parada militar, donde miles de ciudadanos se reúnen para ver desfilar a soldados, caballos y tanques.
Este año no hay nada que celebrar pues tenemos un congreso plagado de fujimoristas que ya han amenazado con hacer lo que les compete sin tomar en cuenta al presidente electo, tenemos una presidenta del congreso que no solo llama a la oposición terrucos de Sendero Luminoso y MRTA sino que además era parte de la mafia fujimontesinista. Tuvimos también una de las elecciones más asquerosas en nuestra historia.
Por si fuera poco, ayer, 27 de julio la fiscal Marcelita Gutiérrez decidió archivar las más de 2074 denuncias por esterilizaciones forzadas que se realizaron en la dictadura fujimorista, denuncias de mujeres a las que el Estado les niega justicia alguna y les voltea la cara con indiferencia.
En un país donde donde el Ministerio de Justicia atiende con rapidez un pedido de indulto a uno de los presidentes (made in Perú) más corruptos del mundo y decide ignorar a miles de mujeres que sufren violencia, no hay nada que celebrar.
En un país donde se sigue eligiendo el mal menor como presidente del país, no hay nada que celebrar.
En un país donde ser gay, lesbiana, trans o bisexual priva a las personas de derechos, no hay nada qué celebrar. Donde el desempleo y leyes desiguales aumentan en beneficio de los más ricos y poderosos, no hay nada que celebrar.
En un país donde la buena formación educativa no es un privilegio de todos, y la cultura no es negocio y solo se le asocia con el ocio, y la delincuencia se ejerce no solo vestido de malandro en zonas rojas sino también con trajes caros desde cargos públicos en el gobierno, no hay nada que celebrar.
Cuando se crean concentraciones de medios para desinformar a la ciudadanía y la programación televisiva se llena de basura en pro de auspicios publicitarios y la estupidificación masiva, no hay nada que celebrar.
Estimado lector, mientras la ley del más pendejo es la ley del más fuerte, y la gente eche basura en las calles, los padres golpeen a sus hijos, y las adolescentes queden embarazadas antes de la mayoría de edad; no hay nada que celebrar.
Existen muchas fallas en nuestro país, a todo nivel, y mientras no seamos parte del cambio que buscamos, ni en esta fecha ni en ninguna otra, no habrá nada que celebrar. Felices fiestas.

Crítica y Opinión

6 de julio: Feliz día a mis maestros

6 julio, 2016 — by Jorge Fernandez0

Brody-Whiplash-1200-960x640.jpg
Profesores tenemos todos y muchos, en todos los niveles educativos, ya sea la primaria, secundaria, academia, instituto o universidad.
Maestros tenemos pocos. Y hago una diferenciación porque aunque son sinónimos logro distinguirlos, el primero sabe muy bien su materia y te la enseña bien y hasta los recuerdas por su carisma; el maestro sin embargo no solo cumple con su rol de enseñar en un salón de clases, sino que además te deja algo en qué pensar, te motiva, te da sabiduría, te muestra cosas nuevas, te hace ver la vida de forma diferente, un maestro es el que a pesar de los años, recuerdas su rostro, su voz, sus palabras y las atesoras, guardas esos recuerdos y enseñanzas como un regalo precioso.
Entre los maestros que recuerdo con cariño está uno de la primaria, dictaba educación física, Lander es su apellido, nunca supimos su nombre, era flaco, usaba bigote, cabello negro y voz fuerte; era como un amigo, siempre tenía un consejo para dar.
En secundaria recuerdo a dos maestros; Almanza fue tutor de mi clase varios años, enseña matemáticas, hacía chistes, contaba experiencias de su vida intentando hacer que veamos la vida como una lucha constante, y que hagamos lo que hagamos no deberíamos avergonzarnos ni agachar la cabeza; jalé dos bimestres en quinto año aunque él se esforzaba en explicarnos las fórmulas y trucos de forma sencilla, aprobé su curso raspando con once en el promedio final.
Miguel Pachas Almeyda, dicta biología, yo estaba en cuarto de secundaria. No solo nos enseñaba sobre su curso, nos daba clases de moral, de educación sexual, recuerdo que hasta teníamos un espacio para preguntas de esa índole. En el tiempo que lo conocí promovió un proyecto de radio en el colegio donde alumnos de diferentes años podían participar, yo participé. Años después supe que mi maestro de biología estaba presentando su primer libro Georgette de Vallejo al fin de la batalla. Me llena de orgullo saber que ha alcanzado un nombre entre hombres de letras y cultura, hasta Marco Aurelio Denegri lo ha entrevistado. Sin duda es un maestro del que hay mucho por aprender.
Cuando estuve en el instituto, estudiando diseño publicitario, tuve un maestro llamado Carlo Colona, fue un amigo y confidente, dictó varios cursos mientras estuve estudiando, de hecho aprendí más de fotografía con él que de el profesor que dictaba esa materia. Su voz es amable, su mirada refleja la calidad de persona que tiene. Terminando la carrera perdí comunicación con él, siempre lo recuerdo con cariño y nostalgia, fue una persona importante en mi desarrollo.
He tenido otros maestros, aunque no docentes de profesión, pero sí buenos profesionales y amigos; a ellos y a mis maestros de estudios, les deseo un feliz día, en reconocimiento a su esmerada forma de enseñarme, de guiarme y de quererme. Gracias a sus enseñanzas voy por la vida sin tanto tropiezo.

Opinión

8 de marzo: Día Internacional de la Mujer

8 marzo, 2016 — by Jorge Fernandez0

8marzo-1024x578.jpg
Mujer, en este día no esperes que te saluden por ser mujer, tú no tuviste ni la suerte ni la culpa de nacer con ese sexo, quizás fue el azar o el destino (si crees en eso), no tienes ningún mérito por serlo, de hecho el mérito es del tipo de espermatozoide (Androsperma- Ginecosperma) en combinación con el ambiente del sistema reproductor femenino.
Te comento que este día en realidad es más conmemorativo que festivo, insisto: no celebramos que seas mujer. Este día celebra la lucha de la mujer trabajadora por un lugar de igualdad en la sociedad, la lucha de la mujer por su propio desarrollo íntegro como persona; una lucha que llevó años, una lucha que aún ahora se sigue dando.
¿Cómo te diferencias o pretendes hacerlo: con maquillaje, con ropa nueva, siendo feminazi, escuchando bachatas y baladas, con un romanticismo cursi que te lleva a elegir malas parejas o luchando y trabajando por tu desarrollo personal y profesional en la sociedad y haciendo valerte en igualdad de derechos?
Mujer, qué celebras hoy realmente.